Uncategorized

Algunas de las situaciones que se han enfrentado los pacientes con tiroides

Si después de realizarte las pruebas (entre ellas la del perfil tiroideo) tu médico te ha confirmado que tienes una afección de la tiroides, existen algunas reglas tácitas, y a veces muy habladas, que pueden marcar la diferencia cuando se trata de un diagnóstico y tratamiento eficaz de la tiroides además de resolver tus síntomas persistentes.

Ejemplos de ello tenemos:

a) Los resultados “normales” de la prueba de tiroides pueden no ser normales para ti

Los pacientes con tiroides a menudo tienen que pasar por varios médicos y múltiples pruebas antes de ser diagnosticados y tratados adecuadamente.

Hasta entonces, pueden tener un nivel “normal” de hormona estimulante de la tiroides.

A veces los resultados pueden resultar ser “normales” y no necesariamente significa que todo está bien.

De algún lado vienen esas incomodidades y / o malestares y eso que tu sientes no es que se deba a que estas envejeciendo o te estás volviendo loca, como algunos pueden sugerir.

Por lo tanto, no dejes que los médicos observen una ficha de laboratorio y solo te digan que todo está en orden.

b) Somos pacientes de tiroides … NO valores de laboratorio

Las personas con enfermedad de la tiroides aprenden rápidamente que se sienten de forma diferente en los diferentes niveles de pruebas.

Lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra. Sin embargo, algunos médicos creen que los resultados de las pruebas superan el cómo se sienten.

Esto es, la pruebas de laboratorio si bien ayudan NO son el santo grial. ¡Los médicos necesitan tratar al paciente, NO los resultados de laboratorio!

Resultado de imagen para tiroides

c) Los niveles límite de tiroides aún pueden causar síntomas

Puede ser que para los médicos la regla puede ser: “No tratamos afecciones tiroideas límite”, pero los pacientes tienen una regla diferente: incluso el hipotiroidismo límite y el hipertiroidismo pueden causar síntomas y merecen ser tratados.

d) No tengas miedo de encontrar un nuevo médico de tiroides

Los médicos son expertos que contratas para resolver un problema. Si su plomero no puede arreglar una tubería con fugas, obtendrás que buscar un nuevo plomero.

Entonces, si tu médico no puede o no quiere ayudar, ¡es hora de encontrar un nuevo médico!

<iframe id=’audio_23342997′ frameborder=’0′ allowfullscreen=” scrolling=’no’ height=’200′ style=’border:1px solid #EEE; box-sizing:border-box; width:100%;’ src=’https://mx.ivoox.com/es/player_ej_23342997_4_1.html?c1=ff6600′></iframe>

Es importante buscar un nuevo médico que te escuche. ¡Es tu vida y tu cuerpo, y tú eres el jefe y sabes cómo te sientes!

e) Ten en cuenta que es posible que no necesites un endocrinólogo

Es curioso pensar que muchos de los endocrinólogos tratan números y es posible que tengas mejores respuestas o resultados con tu médico de cabecera.

f) Toma la medicación tiroidea aparte del hierro

Si estás tomando medicamentos para la hormona tiroidea junto con suplementos de hierro, debes saber cómo tomarlos correctamente y ponerlos en práctica a diario.

Si tienes que tomar tabletas de hierro, no las tomes al mismo tiempo que tus tabletas de tiroides porque afectan la absorción de tu tableta de tiroides.

Resultado de imagen para sistema endocrino

Lo mejor es esperar de 3 a 4 horas después de tomar tu medicamento para la tiroides antes de tomar tu hierro.