Uncategorized

Conociendo un poco más sobre la osteoporosis

¡Oh si! El hueso es un tejido vivo que se descompone y reconstruye constantemente.

Cuando se altera el equilibrio entre la descomposición y la reconstrucción, por ejemplo, por cambios hormonales o cambios en la dieta, el hueso puede perder algunos de los minerales que contribuyen a su densidad y fuerza.

Una condición de disminución de la densidad ósea se llama osteopenia, es como un paso previo hacia la osteoporosis y es como una señal de alerta.

Cuando se produce una pérdida significativa en la densidad ósea, de modo que el hueso se debilita notablemente y es susceptible a fracturas, la afección se denomina osteoporosis (hueso poroso).

Resultado de imagen para osteoporosis

La osteoporosis aumenta el riesgo de fracturas óseas, especialmente en las caderas, la columna vertebral y las muñecas.

Aunque puede afectar a cualquier persona, el riesgo de desarrollar osteoporosis aumenta con la edad, afecta a las mujeres significativamente más a menudo que a los hombres y es más frecuente en mujeres caucásicas y asiáticas.

El riesgo también es mayor en personas con cuerpos pequeños, que probablemente tengan un suministro de masa ósea inferior al promedio.

La mayoría de las personas en riesgo de osteoporosis no lo saben, de hecho se determina como una “enfermedad silenciosa” porque generalmente no hay síntomas hasta que una persona tiene una fractura ósea.

Esta rotura se llega a presentar con frecuencia en la cadera, en las vértebras de la columna vertebral o en la muñeca y puede ocurrir con muy poca presión y puede causar un dolor significativo y una discapacidad prolongada o permanente.

Si la fractura causa debilidad severa y afecta la salud general de la persona, puede ser un factor contribuyente en la muerte de la persona.

En ocasiones se llega a detectar ya sea la osteopenia o la osteoporosis por casualidad al realizarse algún estudio y es cuando el médico llega a solicitar la prueba de absorciometría de rayos X de doble energía o DXA que es la primera prueba de detección.

Los huesos son principalmente una combinación de proteína de colágeno tipo I y fosfato de calcio.

La proteína forma una red esponjosa que se “mineraliza” mediante la adición del compuesto de calcio para hacer que los huesos sean fuertes y flexibles.

Resultado de imagen para DXA

El hueso es tejido vivo que se reemplaza lenta pero continuamente.

Durante un proceso llamado resorción ósea, las células llamadas osteoclastos disuelven el hueso a escala microscópica y las enzimas descomponen la red de colágeno.

Esto es seguido por la formación de hueso nuevo por células llamadas osteoblastos.

Este proceso continuo se llama recambio óseo o remodelación ósea y continúa durante toda la vida de una persona.

Por lo anterior ¿sabías que el esqueleto completo de un individuo se reemplaza aproximadamente cada 10 años?

Durante la infancia, la formación ósea avanza a un ritmo más rápido que la resorción ósea y la masa ósea aumenta al máximo, generalmente a principios de los años 20.

Después de este pico, la formación ósea se ralentiza y la reabsorción comienza a superarla, lo que resulta en una disminución de la masa ósea con la edad.

Resultado de imagen para deficiencia de vitamina d

Deficiencias de calcio y vitamina D durante la infancia, el uso de algunos medicamentos, trastornos alimentarios (por ejemplo anorexia), cirugía gastrointestinal, inactividad, tabaquismo y el consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de que una persona desarrolle osteoporosis más adelante en la vida.

Algunas enfermedades, como la enfermedad de la tiroides, la enfermedad de Cushing, la artritis reumatoide, la enfermedad renal y el hiperparatiroidismo, también pueden afectar la salud ósea.

Las personas con antecedentes familiares fuertes de osteoporosis también pueden tener un mayor riesgo de desarrollarla.

Acércate a Swisslab para todos tus estudios de laboratorio.