Uncategorized

Disección de la aorta

La disección aortica es una afección que se caracteriza por la irrupción de sangre en el interior de la pared de la aorta a través de una ruptura de la intima (puerta de entrada)

La aparición de una ruptura de la intima parece ser el acontecimiento primario, que se ve favorecido, por una parte, por las tensiones mecánicas que se ejercen sobre la pared aortica y por otra, por una especial debilidad de esta.

Generalmente la disección aortica se propagan en sentido anterógrado debido a la onda de presión de la sangre aortica, pero, en ocasiones, se extienden en sentido retrogrado. El colgajo de disección puede estar localizado o puede formar un espiral en toda la longitud de la aorta. La presión arterial y las fuerzas de cizallamiento pueden producir nuevos desgarros en el colgajo de la intima y crear sitios de salida u otros sitios de entrada para el flujo de sangre hacia el lumen falso.

Aprende más sobre tu salud en Jenner 

La ruptura de la intima puede tener un tamaño muy variable (de unos milímetros a varios centímetros) y puede producirse a distintos niveles de la aorta

Sin embargo se localiza preferentemente en las zonas donde las tensiones mecánicas son las mas elevadas, como la convexidad de la aorta ascendente justo por encima de la unión sinotubular (70%) o en el istmo aórtico (10%)

Dentro de la fisiopatología hay varios trastornos que predisponen a la disección aortica, la mayoría como consecuencia de la alteración de la estructura normal y la integridad de la pared de la aorta o por un incremento notable de la tensión de cizallamiento de la pared.

Ocurre con mayor frecuencia en pacientes de edad avanzada  (50 o 70 años) con historia de hipertensión arterial y arterioesclerosis generalizada, es tres veces mas frecuente en el sexo masculino, en pacientes jóvenes, puede ser debida a hipertensión esencial y con frecuencia se asocia con válvula aortica bicúspide y coartación aortica, entidad que también produce hipertensión arterial severa

Se clasifica en base al tiempo en aguda: menos de 14 días, y crónica: mas de 14 días.

Y por la clasificación de Bakey en tipo I: compromete la aorta ascendente, el arco y se extiende a la aorta descendente.

Tipo II: la disección se limita a la aorta ascendente y el arco aórtico y la tipo III: la disección se origina a nivel de la subclavia izquierda y s extiende en forma distal descendente

La clasificación de Stanford se clasifica en tipo A: proximal o ascendente con extensión o no al arco y aorta descendente, reúne los tipos I y II de bakey. La tipo B: distal o descendente, equivalente a la tipo III de Bakey.

Las manifestaciones clínicas: una de las manifestaciones mas constantes (hasta en el 90% de los pacientes) es la presencia de dolor agudo de intensidad máxima al inicio y que generalmente se inicia en región interescapular y que migra a medida que avanza la disección.

Para el diagnostico se pide radiografía de tórax en el cual se vera borramiento o ensanchamiento del botón aórtico, derrame pleural, desviación de la tráquea, ensanchamiento mediastínica y de la aorta.

En el ecocardiograma da información sobre la existencia y grado de regurgitación aortica y en el electrocardiograma todo sale sin alteraciones.

Fuentes: YouTube , Jenner , Salud.gob